10 enero 2011

Cuento Sufí sobre la impermanencia de las cosas...





En una esquinita del mundo vivía un rey que oscilaba continuamente entre la tristeza y la felicidad. La cosas más insignificantes le molestaban mucho y su felicidad se transformaba en decepción y desesperación. Llegó un momento en que se hartó de sus altibajos... 

Hizo llamar a un sabio y le dijo: "quiero ser como tú". ¿Puedes darme algo que aporte equilibrio, serenidad y sabiduría a mi vida? Te pagaré lo que me pidas.
El sabio dijo: "Podría ayudarte, pero el precio es tan alto que tu reino no sería suficiente para pagarlo. Así que será un regalo, si tú cumples." El rey dio su palabra y el sabio se marchó...

Semanas después, regresó y entregó al rey una cajita. Al abrirla vio un simple anillo con unas letras grabadas que decían.. "también esto pasará". 
"¿Que significa esto?", pregunto el rey... 
El sabio le dijo: "lleva siempre puesto este anillo, pase lo que pase, antes de que digas si es bueno o malo, toca el anillo y lee la inscripción. De ese modo siempre estarás en paz."

Moraleja:
Adaptarse a los cambios es una de las claves de una vida feliz. Al ver que son inevitables y que nada es permanente, puedes disfrutar más de lo bueno, sin miedo a perderlos y sin angustiarte por el futuro. 


¡Compártelo!

1 comentario: